El arte del baile erótico

La clave de un buen baile erótico es moverse con decisión y sensualidad, sin parecer torpe y sin que se te atasquen los botones de la camisa. ¿Quieres convertirte en la reina de los escenarios? Te presentamos la guía definitiva para hacer el striptease perfecto.

Un baile erótico

Practicado en los clubs de noche, el striptease proviene del inglés strip (desvestir) y tease (excitar). ¡Es un espectáculo de baile erótico!, en el que la mujer (¡o el hombre!) se desviste lentamente, retirando una por una sus prendas al ritmo de una música sensual. Cuanto más ropa lleve la bailarina, más durará el striptease. Porque el striptease es un preámbulo excelente para los mimos, y no hay que ser profesional para practicarlo.

La preparación

Ensaya delante del espejo, trabaja tu contoneo y tu sensualidad con tus gestos.
Siéntete como nueva, debes mostrarte como en tu mejor momento, por lo que debes estar perfecta de los pies a la cabeza. Una pequeña exfoliación te dejará la piel suave y satinada.

Evidentemente, la depilación es obligatoria (axilas, piernas e inglés). A continuación, hidrata tu cuerpo con una leche nutritiva, o mejor aún, con un aceite brillante.

Ponte ropa interior atractiva: opta por un conjunto bonito de lencería de encaje o de seda, preferentemente negro o rojo. Por supuesto, es indispensable la parte inferior y un liguero a juego, los hombres se vuelven locos. Aquí tienes una selección con las mejores opciones…

 

Opta por algo muy sexy y fácil de quitar: falda con cremallera, escarpines y blusa (indispensable para desbotonar con languidez). Las más fantasiosas también pueden optar por un look más original para la ocasión, en función al show que desees presentar: bata de enfermera, uniforme de colegiala, de azafata…

Escoge una música de ambiente: el ritmo debe ser lento, los acordes sensuales. Un ineludible: You can leave your hat de Joe Cocker, la canción con la que Kim Basinger hizo su famoso striptease en la película Nueve semanas y media.

Tamiza la luz: crea una atmósfera sexy y disimula tus pequeños defectos.
Instala a tu espectador en un sillón: puedes esposarlo para amenizar el espectáculo. (en caso de ser un baile privado)

 

 

La técnica

Durante el baile erótico, mira a los ojos de tus espectadores. No debes perderle la mirada. Aprovecha para lanzarle miradas ardientes al ritmo de la música. Atención, nada de encender la pista de baile, tus movimientos deben ser lentos y precisos.

Juega con tus manos, acaricia las partes de tu cuerpo sobre las que quieras centrar su atención.
Tras bailar un minuto, empieza a desnudarte. Siempre se empieza quitando la parte de arriba. Quítate la camisa, muy lentamente, desabrochando un botón tras otro, para jugar sobre la frustración y prolongar el placer. Luego, deslízala sobre el suelo.

Juega con la ropa que te quitas: pasa tu cinturón alrededor de su cuello, tírale el sujetador rojo…
A medida que te vayas desnudando, acércate a tus espectadores y despierta su deseo. Pero ten cuidado, ¡no pueden tocarte a ti!

No dudes en utilizar accesorios para la puesta en escena: una silla (para posturas sugestivas), un sombrero, un fular… ¡Da rienda suelta a tu imaginación!

 

Perfeccionamiento

¿Todavía no te sientes cómoda? saber que ahora se dan clases de striptease. Los clubes modernos proponen lecciones de pole dance (alrededor de una barra de hierro) y de lap dance (con una silla).